18 DE ENERO LA NUEVA NAVIDAD

Aproximadamente cada 2 mil años, en el Solsticio de invierno cuando el Sol está a la Puerta de los dioses, Capricornio se manifiesta en el Espíritu Divino encarnado en un ser humano para presentar el nuevo mensaje, en armonía con la energía Cósmica que se desplaza. Cuando nació Jesús, el Cristo, a medio día del 22 de diciembre del año –6, (es mi hipótesis), eran los albores de la Era de Piscis, El Sol y el Punto Aries transitaban por Piscis (de ahí el simbolismo de Jesús y los Peces).

En un inicio la Navidad era fecha movible. Se le atribuye al emperador Constantino el Grande y al papa Julio I el hecho de querer cristianizar la fiesta pagana más popular que existía en Roma, las Saturnales, festividad de la luz del Sol, y Celebrar la Navidad del Cristo en esa fecha, 25 de diciembre.

Según el movimiento de Precesión Equinoccial el Sol avanza en la Eclíptica, en este caso sobre la Constelación de Los Peces, un grado cada 72 años, esto equivale a un día de nuestro almanaque. Siguiendo esta proyección, en nuestros tiempos, la Navidad debe celebrarse el 18 de enero.

Según los cálculos del Dr. de la Ferriére, la Era de Acuario tiene su asiento en América, en la Cordillera de los Andes, y empezó el 21 de marzo de 1948, cuando el Sol y el Punto Vernal coincidieron en el Punto de Aries. Esta nueva Era, según su opinión, debe manifestarse cuando el Sol esté a 1° de Acuario esto será: el año 2,020 (1948+72).

El Perú está destinado a ser el Centro cultural y espiritual del planeta, las señales son muchas y las irás descubriendo conforme la Era siga avanzando.

El Papa Francisco llegará a Lima justo el 18 de enero cuando se celebra su aniversario y como un designio divino al renacimiento del Cristo en esta NUEVA NAVIDAD.

AJUARES PARA LOS NACIDOS EL 18 DE ENERO

Todos los años participamos en el reparto de ajuares en los diferentes hospitales de Lima; como un homenaje al fundador de la Gran Fraternidad Universal que nació precisamente un 18 de enero de 1916 en la ciudad Luz Paris y llegó a la América del Sur para decir que está destinada, por la Inteligencia Divina, al más brillante porvenir, porque el Perú será el centro cultural y espiritual del mundo en la presente Era.

Quienes deseen colaborar con esta iniciativa pueden llevar sus donativos a la Av. Petit Thouars 2383 Lince