AGENDA COSMICA DE MAYO

Mercurio y Urano transitan en conjunción por Aries la primera quincena de mayo, es una bendición para los niños que nazcan en este ciclo porque estarán dotados de gran talento, intuición, de una inteligencia rápida, cibernética su capacidad de investigación, los padres deberán ser comprensivos, darles un ambiente tranquilo.

Urano es la octava superior de Mercurio y su presencia en nuestro mapa nos habla del cambio que debemos experimentar en nuestra vida.

Así como Urano fue castrado por la crueldad con su esposa Gaia al retener a su prole en el vientre, debemos estar atentos a la ubicación de Urano en nuestra Carta Astral para trascender este accionar castrante del planeta.

El 3 de mayo culminó su retrogradación en el grado 24 de Aries y el 20 de mayo, alrededor de las 20 horas, volverá al punto zodiacal que estaba cuando empezó su retrogradación, un gran momento para empezar, relanzar algo.

“El lunes 8 de mayo, la Luna, llenándose, se opone a Urano-Mercurio, cuando transita por los 25°-26° de Libra.

El miércoles 10, Luna llena, se produce simultáneamente la nueva conjunción exacta Mercurio-Urano, ambos avanzando en los 26° de Aries y la Luna Llena, cuando Sol y Luna se oponen, a los 20° de Escorpio y Tauro.

El sábado 13, la Luna forma conjunción con Saturno, a 26° de Sagitario, y los dos forman un ángulo armónico de fuego, de 120°, con el dueto Mercurio-Urano, a 26°-27° de Aries.

A la medianoche del lunes 15, Mercurio ingresa a Tauro y comienza a desligarse de Urano”.

El 18, Luna en Cuarto Menguante conjunta al Nodo Sur desde Acuario, alerta de seguridad.

El 25 de mayo, Luna Nueva.

“MERCURIO y URANO comparten una misma naturaleza en el plano de la mente. URANO era el dios del cielo, que se maneja despojado de las estructuras materiales y debió unirse a Gaia, la diosa de la Tierra, para poder engendrar a sus hijos los Titanes”.

“Mercurio (Hermes griego) era el dios astuto, hábil, adaptable, de mente rápida y de facilidad de palabra, era el Mensajero de los dioses y el psicopompo de los romanos, llevando las almas de los recién fallecidos al más allá”.